Ese dolor que no se termina de ir

Se llama dolor recidivante.

Es ese dolor que se va pero vuelve.

A alguien, por ejemplo, le duele el cuello. Va al traumatólogo, que le receta diez sesiones de kinesio, y el dolor se va. Pero a las semanas o a los meses de terminar el tratamiento, el dolor vuelve.

¿Por qué vuelve el dolor? Porque aquello que causa la disfunción todavía está presente. Es lo que llamamos la causa primaria, y descifrarla es lo más importante de cualquier tratamiento. En osteopatía, no estamos tranquilos hasta no encontrarla.

A veces la causa primaria es algo que sucedió una vez, un mal movimiento, un traumatismo, lo que sea. En ese caso, luego del tratamiento el dolor no vuelve.

Pero a veces la causa primaria es algo que sigue ahí. Puede ser una actividad, o un hábito postural, o alguna otra afección antigua no del todo recuperada. A veces encontrarla no es fácil, y nos lleva tres o cuatro sesiones, y durante ese tiempo el dolor nunca se va del todo. Es todo un trabajo de investigación charlando acerca de hábitos y costumbres, e interpretando las tensiones corporales por medio de exámenes físicos.

Lo bueno es que siempre se la encuentra. Sólo es cuestión de paciencia.

Y cuando uno la encuentra, se revela el camino a seguir.


10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo